Hell & Heaven 2018: Gloria, lluvia y tinieblas - ROCK360MX

Hell & Heaven 2018: Gloria, lluvia y tinieblas

19:47


Se realizó una nueva edición del festival Hell & Heaven y demostró que tiene todo para ser de los mejores en el mundo, pero aún hay aspectos por mejorar: la división por zonas que llega a generar bastante conflicto, el audio y el tema de las fechas, pues el clima (ajeno al control de cualquiera), terminó jugando en contra sobre todo el primer día. Su punto más fuerte sigue siendo la distribución de los escenarios y desde luego la calidad del cartel.

Viernes 4 de mayo

¿Hell & Heaven en viernes?, raro pero cierto; muchos por causas laborales fueron impedidos de ir al primer día del festival, de todas formas la buena asistencia estaba garantizada. Desde medio día ya podía verse a la gente llegar, si venías en metro, incluso ya te estabas ambientando con "Wind Of Change" en las pantallas. Las actividades comenzaron bajo un radiante sol con la participación de bandas como Thantra, quienes generaron el primer slam del festival, Cardiel, demostrando de nuevo que para hacer ruido se necesitan solo dos, y Sierra León con un set subido de intensidad que logró animar a los aún pocos presentes. Cerca de las 4 de la tarde el sol se había ido y Ágora reclamaba su lugar como una de las bandas más importantes del metal mexicano, para dar a paso a De La Tierra, una banda que se entregó por completo en fuerza y pasión, terminando su set entre el público. 

La gente comenzaba a llenar la curva 4, y sus alrededores lucían negros a causa del vaivén de ropas obscuras; eran las 7 de la tarde y muchos pasados de alcohol comenzaron a caer en cualquier parte uno a uno, al tiempo que Testament atrajo a todos al True Metal Stage para darles una buena dosis de thrash metal bastante corrosivo. Ahí la tormenta comenzó literalmente: una intensa lluvia (que no era el agua gratis que el festival prometió) apareció para acompañar al resto de las bandas, entonces los baños funcionaron de techos improvisados mientras Resorte atascaba el Alternative Stage sin importar nada, lo cual dio paso a Refused, quien sí vio mermada su convocatoria a causa de los relámpagos que hicieron tronar el cielo desde ese momento; sin embargo, dieron uno de los shows más emotivos. 

Poco después, The Darkness daba un prendido show con riffs al ritmo de ¡olé, olé...! que combinaron a la perfección con la tormenta. Algunas fallas de audio se hicieron notorias en los escenarios principales; sin embargo, nada detuvo lo que venía: justo al terminar el impresionante show de Bad Religion con el que se reencontraron con México después de muchos años, la lluvia terminó por correr a una buena cantidad de gente, pero la aún mayoría que se quedó, fue testigo de la clase y majestuosidad de Deep Purple, una banda que a pesar del tiempo y la veteranía, se esmera en dar un concierto como lo exige su enorme historia, y bueno Scorpions, siempre cumpliendo sin queja alguna.





Sábado 5 de mayo

Llegó el segundo día, y desde muy temprano a kilómetros alrededor del autódromo se notaba que la asistencia seria mucho mayor que el primer día. El sol fue mas benévolo y dejó que el ambiente fuera mejor. Así comenzó la segunda jornada con el slam siendo parte de todos los shows y las banderas de toda América Latina circulando por cada tramo. Inició De Nalgas, Lack of Remorse y S7N, de los que mejor aprovecharon su turno sobre el escenario, terminando con éxtasis entre el publico. Más tarde las experimentadas chicas de L7 dieron una clase de verdadero rock. 

Los Viejos pudrieron el escenario con su punk rabioso, armando el mosh pit. Nervosa se mostraron como unas verdaderas felinas sobre el escenario, brutalidad femenina al máximo. Los que sufrieron fueron Deadly Apples, pues cambiaron su horario y el audio falló; sin embargo, luego de la molestia generalizada, se repusieron para dejar listo el Heaven Stage a Marilyn Manson, todo un rey de este tipo de festivales que no escapó de las fallas técnicas, lo que opacó en gran medida su actuación. De destacar los shows de Saxon, Gojira y Tenacius D, con un Jack Black tan carismático que se dio el tiempo para hablar en contra de Trump.

La última parte comenzó con Megadeth dando la bienvenida a la noche, por desgracia también fue victima del audio, pero Dave Mustaine y compañia supo satisfacer a la multitud, quedando todo puesto para que  un imponente Judas Priest, disparará a las miles de almas bajo de ellos cada uno de sus temas. Finalmente cuando la noche había llegado a su punto más alto de obscuridad, Ozzy Osbourne, el príncipe de las tinieblas apareció sobre el Hell Stage para dar una soberbia actuación que solo sabe a la despedida de un grande del heavy metal.











TE PUEDE INTERESAR

0 comenta